¿Para qué este Blog?

Para iros contando poco a poco las estrategias que animación a la escritura y a la expresión oral que he ido desarrollando y desarrollo con mi reducido grupo de alumnos de 2º de PCPI a lo largo de este curso. No son más que aplicaciones prácticas de ideas que pretenden ayudar al alumnado a ser más creativo, imaginativo, incluso innovador en su modo de enfrentarse a la realidad, de reflejarla, de construirla, de explicarla, de relatarla, de comprenderla, de captarla, de generarla desde un nuevo punto de partida o desde la nada misma.

Este taller pretende ser el comienzo de una aventura que debe ser construida por los alumnos y alumnas. Dejarán de ser lo que son para convertirse no solo en poetas, novelistas y dramaturgos, sino también en investigadores privados, cuentacuentos, publicistas, periodistas, enamorados, sabios, descubridores, científicos, viajeros, magos, inventores o historiadores de la mano de recursos innumerables producto casi siempre de la imaginación generadora.

Os invito a que me acompañéis por este feliz recorrido sin pretensiones. A mis espaldas no más que mi experiencia docente, como director teatral, como escritor y recitador. Nada importante cuando de lo que se trata es de mirar de otro modo con otros ojos, con otras espectativas, con otras ilusiones, con renovadas esperanzas de que alguna de estas semillas plantadas terminen germinando. A lo mejor alguna que otra abeja podrá ayudarme a a polinizar otras flores con el modesto polen de creación y expresión oral y escrita que a pequeños sorbos de luz creativa animo a tomar un par de veces por semana a mis sufridos alumnos.

No os puedo ofrecer las propuestas ni tan siquiera con cierta estructura lógica. Cada día los alumnos y alumnas con los que trabajo tienen un modo distinto de expresar, de sentir, unos límites, unas energías, incluso unos deseos. No sería prudente prescindir de esa realidad desde el deseo o el estímulo. Así que mi camino es un continuo adaptarme a aquellos que tengo casi siempre en frente. Entiendo que debo estar abierto al dialogo emocional. Como en el teatro, aquellos que habitamos el escenario de aula y construimos a cada instante una nueva obra dramática debemos mantenernos en estado de escucha activa, alerta a las preguntas que se nos envían para poder adecuar las respuestas. Si no lo hacemos así nos habremos equivocado y la obra será un completo fracaso. Un diálogo entre dos personas que solo están dispuestas a proponer monólogos cerrados.

Te invito gustosamente a visitarnos, y si en esa visita encuentras alguna idea o estrategia de tu interés, este pequeño proyecto habrá cumplido con creces uno de sus objetivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s